Encontrar la mejor forma para dormir puede ser complicado en algunas afecciones de salud. Gracias a las camas articuladas, podemos regular la postura de nuestro cuerpo para que nada impida nuestro descanso. Una de las más recomendadas, es la posición trenderleburg. Aunque es muy utilizada en medicina, queremos que conozcas las ventajas de la postura de cúbito supino para dormir y mejorar nuestra salud.

¿Qué es la posición de trendelenburg?

La maniobra o postura Trendelenburg es una de las funciones que podemos encontrar en algunos modelos de camas eléctricas, como el modelo alzheimer. El origen de su nombre se debe al doctor alemán que popularizó la maniobra entre sus pacientes. La definición más extendida del Trendelenburg es como posición quirúrgica o maniobra postural en cama o camilla. En ella, la persona se encuentra con el cuerpo inclinado. somier geriatrico Concretamente, es la posición de cúbito supino sobre una mesa inclinada a 45º, La cabeza permanece abajo mientras que las piernas quedan colgando por el extremo superior. Se trata de una inclinación del eje corporal en sentido cefálico.

¿Cuando utilizar la Posición Trendelenburg?

  • En cirugías de los órganos pélvicos
  • Para drenar los pulmones y bronquios
  • En caso de lipotimia o desmayo
  • Para evitar cefaleas
  • Hemorragias

¿Qué es la posición AntiTrendelenburg o Invertida?

Como variante a la posición corporal anterior, nos encontramos con la postura de anti Trendelenburg o Trendelenburg invertida. Como su nombre nos indica, en esta ocasión nos colocamos con una inclinación en el plano de la base de 45º.  También es conocida como AntiTren o posición de Morestin. Esta postura está recomendada para favorecer la circulación  También es la más adecuada para ver la televisión en la cama. antitrendelburg

Recomendaciones para la postura Anti-Trendelenburg

  • Realización de radiografía
  • Problemas circulatorios en extremidades
  • Intervenciones de tiroides, vesícula o vías biliares
  • Problemas respiratorios
  • Hernias de hiato

Además, esta postura corporal  de Anti-Trendelenburg es recomendable en caso de personas sin patologías concretas, sobre todo, para actividades como ver la televisión en la cama o leer. Gracias a sus características especiales, nos permitirá mantener la columna vertebral relajada sin ejercer presiones involuntarias en ningún punto del cuerpo.