El descanso es uno de los problemas más destacados durante el periodo de gestación. Casi seguro que en muchas ocasiones te has pasado la noche en vela, moviéndote de un lado para otro intentando dormir. Esto puede deberse a muchas razones: No encuentras una postura adecuada, los malestares que se generan en este plazo de tiempo, dolores lumbares o de estómago que nos dificultan la respiración, incluso la preocupación pensando qué postura escoger para no causar ningún tipo de malestar a nuestro bebé.

Cada mes que pasa, la tripita sigue creciendo un poco más, y con ello, es más dificultoso conciliar el sueño. Pero no hay necesidad de preocuparse, ya que en la actualidad existen multitud de productos para embarazadas que te ayudarán a terminar con estos problemas, pues están diseñados para ello. En nuestra tienda on-line disponemos de almohadas viscoelásticas que te permitirán alcanzar el descanso que tanto deseabas.

¿Por qué comprar una almohada de embarazo?

Es normal que durante la gestación notes como tus caderas se ensanchan generando posibles molestias. Además, el peso del vientre puede causar que ciertas partes de tu cuerpo, principalmente la espalda y las piernas, se cansen más y no te puedas relajar del todo. Por eso mismo, una almohada, junto con otros elementos que puedan complementarla, es una solución ideal que proporciona muchos beneficios. Algunas de las ganancias que aporta esta pieza clave son:

  • Un diseño que permite adaptarse completamente al cuerpo de la mujer.
  • Disminuye la movilidad continuada en la cama.
  • Alivia cualquier tipo de dolor lumbar o de cadera. Así como la reducción de calambres.
  • No ocupan una gran cantidad de espacio.
  • Permiten un descanso reparador y relajante.
  • Fáciles de limpiar y lavar.
  • Puede servir para otras circunstancias.

Tipos de almohadas

En el mercado existen una gran variedad de almohadas prenatales que se adaptan a tus gustos y necesidades. En este apartado te enseñamos los tipos más básicos.

Las comunes o regulares

Hay personas que prefieren no gastarse tanto dinero en un elemento que apenas utilizarán durante un determinado período de su vida. Si en vez de una dedicada exclusivamente al embarazo, prefieres una más para el uso común, son recomendables las viscoelásticas, te ayudarán a una mejor posición en cualquier momento y circunstancia, incluida la etapa de gestación.

De maternidad

Este tipo se compone realmente de dos almohadas sujetadas mediante velcro,  ofreciéndote apoyo tanto en la espalda como en el vientre.

En forma de cuña

Tienen forma de triángulo o media luna. Su principal cometido es ofrecer un soporte estable a la barriguita cuando se duerme de costado. Tiene un tamaño perfecto que te permitirá guardarla en cualquier lugar y te ayudará a prevenir dolores que provengan de zonas específicas de tu cuerpo.

En forma de U

Son muy parecidas a las cervicales, también utilizadas para estos casos. Suelen ser bastante grandes para que puedas utilizarla con cualquier parte de tu cuerpo. Te ayudará a tener una buena postura para descansar correctamente y restringe tus movimientos constantes en la cama, lo que te ayudará a conciliar mejor el sueño y no despertarte.

De cuerpo entero

Suelen ser las más utilizadas. Te ofrecen apoyo en gran parte de las zonas más afectadas por el embarazo de una manera estratégica (espalda, cabeza, piernas…).

¿Cómo usarla de manera adecuada?

Igual de importante que elegir la almohada que mejor cubra tus necesidades, es saber hacer un buen uso de la misma. Tienes que tener en cuenta que la mejor postura para dormir cuando estás embarazada es de lado, por lo que estos elementos suelen estar diseñados contemplando esta información.

Apoya tu cuello correctamente

Es lo más importante. Deberás de proporcionar un buen apoyo tanto a tu cuello como a tu cabeza, para que de esta manera tu columna vertebral quede en una posición totalmente recta. Casi todas facilitan este apoyo para que quedes lo más alineada posible.

Tu espalda también es importante

Debes intentar que tu espalda también quede bien apoyada para que te sientas más aliviada y no te produzca dolores innecesarios durante la noche. Además, esto evitará que realices muchos cambios de posición cuando duermes.

Levanta las rodillas

Además de colocar un cojín entre las piernas y las rodillas, también puedes situar las rodillas sobre el mismo para evitar que se hinche esta parte de tu cuerpo y ayudar a que tu circulación mejore.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies