Una correcta postura corporal es esencial para evitar contracciones y dolores musculares. Pasamos muchas horas sentados en la oficina, de pie haciendo cola….etc. Pero no sólo importa cómo nos sentamos o cómo andamos. También debemos cuidar nuestra postura a la hora de dormir. ¿Somos conscientes de la importancia que tiene para nuestro organismo mantener una correcta postura corporal?

¿Por qué es importante tener una buena postura?

La forma más correcta de estar, es manteniendo una alineación de nuestra columna vertebral, músculos, articulaciones y ligamentos. De esta manera, nuestro cuerpo apenas tiene que hacer un sobreesfuerzo. De lo contrario, forzamos a nuestras articulaciones y músculos a realizar movimientos que terminan perjudicándonos. Para tener una correcta higiene postural, debemos mantener siempre la espalda recta. Si estamos sentados, el respaldo tiene que estar en contacto con ella y nuestras piernas deben formar un ángulo de 90 grados. A la hora de descansar, hay que evitar realizar giros excesivos con la cadera que fuercen una sobrecarga en los músculos lumbares.

mala postura al dormir

Y lo mismo ocurre mientras estamos durmiendo. Durante la noche o el sueño, nuestro cuerpo recupera energías y nuestros músculos se relajan. Por eso, debemos mantener una postura adecuada si no queremos levantarnos con dolores y contracturas. Una forma de dormir con una postura adecuada, es utilizado un somier articulado. De hecho, mantener una buena postura nos permitirá conciliar mejor el sueño y tener un buen descanso.

¿Cómo tener buena postura durmiendo?

Lo primero que debemos saber es que no todos debemos adoptar la misma postura ya que hay condicionantes, como por ejemplo, dormir tras una operación. Pero por lo general, si no existen patologías que lo contraindiquen, la mejor postura para dormir es apoyándonos sobre el lado izquierdo. También sería conveniente, colocar los pies a una altura diferente para favorecer la circulación de la sangre.

Correcta postura al dormir

Una postura que debemos evitar es dormir boca abajo, debido a que en esta posición, modificamos la curva de nuestra espalda. Y esa alteración puede derivar en poteriores dolores de espaldas. Además, dormir apretando el estomago no favorecerá una correcta digestión. La posibilidad de ajustar la superficie a nuestras necesidades, nos facilita conciliar el sueño en unas condiciones óptimas que eviten problemas. En La Cama Geriátrica, contamos con un amplio catálogo de camas y somieres que evitarán que adoptes una mala postura para dormir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies