Una mala postura al dormir, puede acarrear problemas que se ven repercutidos en nuestra salud. Uno de los más frecuentes es el dolor intenso en el cuello o en la nuca causado por una contracción prologada del músculo, a esta dolencia se le denomina tortícolis.

¿Qué es la tortícolis?

Esta enfermedad se caracteriza por un dolor intenso muscular que provoca dificultad a la hora de realizar movimientos con el cuello, esto afecta también a la cabeza ya que el eje cabeza-cuello se mantiene erguido ante el dolor al cambiar de postura.

 

 

Dependiendo de cómo tengamos colocada la cabeza al dormir, existen varios tipos de tortícolis:

  • Laterocolis: la cabeza se balancea hacia un hombro.
  • Tortícolis rotacional: la cabeza tuerce hacia un lado en el eje longitudinal.
  • Anterocolis: La cabeza y el cuello se coloca hacia delante.
  • Retrocolis:  El eje cabeza-cuello se inclina hacia atrás.

 

Por otro lado se puede distinguir otra clasificación en función de la procedencia de la enfermedad:

  • Tortícolis: Se produce por malas posturas al dormir o movimientos bruscos, en este grupo entrarían todas las de la clasificación anterior.
  • Tortícolis idiopática: Cuando se desconoce el origen de la aparición de la enfermedad.
  • Tortícolis congénita: Se manifiesta desde el nacimiento, su origen se debe a una mala colocación del feto en el útero durante el periodo de gestación.
  • Tortícolis espasmódica psicógena: Está asociada al estado mental del paciente, sensaciones que generan una situación de gran inquietud favorecen crisis fuertes de dolor en el cuello.

 

¿Qué causa la tortícolis?

Un factor determinante en la aparición de la tortícolis, es nuestro estado de ánimo. En función de cómo nos encontremos emocionalmente, podemos padecer nerviosismo que repercute directamente en los músculos adheridos a la zona del cuello. Esto sucede con sensaciones de nerviosismo, estrés o ansiedad.

 

Dolor de cabeza

 

En el día a día, de manera inconsciente vivimos situaciones que atraen la aparición de la enfermedad. Acciones tan comunes como una mala postura al sentarnos, movimientos bruscos de cuello o coger demasiado peso, pueden dar inicio a esta dolencia.

Otro de los problemas que causan el dolor, consiste en tumbarnos de una manera errónea en la cama. Aunque contar con un colchón o un somier en mal estado, también puede favorecer la aparición de la tortícolis. Lo recomendable es contar con un colchón ortopédico que se adapte a tus necesidades.

Aunque no siempre tiene que ser así, en algunos casos podemos sufrir la tortícolis congénita que directamente se padece desde el nacimiento.

 

¿Qué es la torticolis en los bebés?

Cuando lo sufren los bebés se debe a que durante su crecimiento en el útero, el recién nacido estaba en una posición con la cabeza mal colocada. También se puede deber a una lesión ocasionada en el riego sanguíneo que va hacia al cuello del niño. Otra de las opciones de su origen puede ser por herencia genética, transmitida de padres a hijos.

 

¿Qué hacer en caso en tortícolis?

A raíz de la aparición de la tortícolis en el cuello, se pueden generar síntomas que también atañen a nuestra salud. Uno de los más comunes es el vértigo, que consiste en mareos que afectan a la estabilidad en el movimiento corporal. Otros dolores serían aquellos que tienen que ver con la cabeza como jaquecas o mareos.

La hinchazón severa del cuello, es otro de los síntomas evidentes de que estás sufriendo esta enfermedad.

 

¿Cómo curar la tortícolis?

Para frenar su avance, se recomienda utilizar una almohada adecuada que te proporcione la postura idónea para que tengas un descanso confortable, sin que tenga consecuencias en tu cuerpo a la mañana siguiente.

A la hora de sentarnos en un asiento, es recomendable asegurarnos de que tenemos la cabeza bien apoyada. En caso de que nos notemos incómodos, lo mejor es adaptarlo a nuestro cuello colocando un cojín para favorecer la relajación muscular de esa zona y evitar tensar los músculos.

Los casos más severos, en los que se genera un fuerte dolor muscular, necesitan de tratamiento médico. La rehabilitación suele consistir en la colocación de un collarín en el cuello, además de tomar calmantes para aliviar los dolores.

 

Masaje en la zona del cuello

 

Cuando son los niños los que lo sufren, se puede poner curar mediante una pequeña intervención quirúrgica para arreglar esa zona muscular. En cambio, si aparece en la edad adulta, realizar estiramientos o llevar cabo técnicas de relajación son buenos remedios para la tortícolis ya que ayuda a erradicar el dolor y evita que se vuelva a reproducir.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

ÚLTIMOS DÍAS HASTA EL DOMINGO

Promoción especial con descuentos hasta el 50%
¡¡Vaciamos nuestros almacenes!!
Ofertas increibles por tiempo limitado

You have Successfully Subscribed!