El hormigueo en las piernas, manchas en la piel o tirantez y dolor pueden ser algunos indicadores de la mala circulación. Unas molestias que pueden agravarse por las noches, perjudicando la calidad de nuestro sueño. Seguir una serie de consejos nos ayudará a dormir mejor pese a sufrir este problema.

¿Qué es la mala circulación?

Hablamos de circulación sanguínea para referirnos al proceso mediante el cual nuestro cuerpo recibe sangre del bombeo del corazón. A medida que el corazón bombea, distribuye la sangre aportando oxígeno y nutrientes a las células. Sin embargo, este proceso en ocasiones no se realiza de forma correcta, debido a un problema en el sistema cardiovascular en las venas y arterias. De esta manera, el cuerpo no es capaz de aportar los nutrientes necesarios. 

Algunos de los síntomas de la mala circulación son:

  • Sensación de hormigueo y calambres
  • Engrosamiento y cambio de color de las uñas del pie
  • Manchas marrones en la piel
  • Agotamiento constante
  • Cambios de temperatura en el cuerpo
  • Piel seca o acartonada
  • Cicatrización lenta
  • Varices y piernas hinchadas
  • Arañas vasculares

¿Cómo mejorar la mala circulación?

Debemos tener en cuenta que no podemos convertir una mala circulación en una buena. Pero si podemos aliviarla con algunas recomendaciones y remedios. Algunos de los consejos básicos son dejar de fumar, cambiar las grasas saturadas por grasas saludables o tratar de no pasar demasiado tiempo sentados. Es decir, no pasar más de una hora o dos sin levantarnos para favorecer la circulación de la sangre en las piernas. Además, otro de los consejos para mejorar los síntomas de esta afección es mantener un peso saludable. 

mejorar circulación piernas

Practicar deporte moderado será fundamental. El ejercicio cardiovascular, como andar o correr también ayudará a la regulación del sistema circulatorio vascular. Si queremos probar con deportes de bajo impacto, el yoga será un buen aliado para nuestra salud. Al incluir movimientos de estiramiento, nos ayudará a mejorar el estado de nuestras venas y arterias. Aunque en un primer momento pensemos en medicamentos y suplementos, el único compuesto fundamental serán los ácidos grasos omega-3. Por eso, comer pescado graso, como salmón, sardinas o atún será en un básico en una dieta para la circulación de la sangre.

Hormigueo en las piernas al dormir

Aplicando los consejos anteriores, los síntomas se verán atenuados a lo largo del tiempo. Sin embargo, puede haber casos más complejos que necesiten de atención médico o de la aplicación de otros remedios a mayores. Para activar la circulación capilar, el uso de colchones artículados será de gran ayuda. Al poder elevar las piernas durante el descanso, la sangre podrá fluir con mayor facilidad aliviando el hormigueo en las piernas. De esta manera, la sensación de pesadez y dolor desaparecerá.

En La Cama Geriátrica, contamos con un amplio catálogo de somieres artículados y otros complementos del descanso que te ayudarán a conciliar un mejor sueño, reducir el hormigueo en las piernas y aliviar los síntomas de la mala circulación.