La realización de actividad física, es muy importante en cualquier etapa de la vida. Sin embargo, es vital que en la tercera edad, los mayores se mantengan activos para favorecer su estado de salud y favorecer la conciliación del sueño.

¿A qué nos referimos con hacer ejercicio en la tercera edad?

Cuando se habla de la importancia de realizar actividad física para las personas mayores, no es necesario que sea de forma intensa. Sobre todo, si no están habituadas a hacerlo en el pasado. De hecho, deben evitarse actividades de alta intensidad, con alto componente de fuerza o con riesgo de accidente.

ventajas del ejercicio en la tercera edad

También depende si la persona está en su casa adaptada o en una residencia. Si está supervisada en un centro, es probable que haya marcados circuitos o actividades por facultativos médicos que podrán realizarse sin problema. Si en cambio no está supervisado por ningún profesional, dentro de la rutina de una persona mayor activa, serviría con andar una hora al día a ritmo moderado. 

Beneficios de la gimnasia para mayores

Inevitablemente, a medida que van pasando los años, nuestro cuerpo experimenta una pérdida de masa muscular que deriva en una menor resistencia física. Además, las articulaciones dejan de ser tan flexibles y se tiene una menor coordinación del cuerpo. Por eso es importante mantenernos activos.

ejercicio para las personas mayores

Una de las ventajas del ejercicio físico para mayores es la notable mejora en la función cognitiva. Es decir, beneficia a las funciones cerebrales, ayudando prevenir la pérdida de memoria, el deterioro cognitivo y la demencia. También ayuda a reducir la pérdida de densidad ósea y mejora la movilidad y equilibrio. Por tanto, se reduce el riesgo de caídas que pueden ser peligrosas.

Mejoras en la conciliación del sueño

Otro de los beneficios que tiene mantenerse activo en la tercera edad, es que facilita la conciliación del sueño. La liberación de endorfinas y cortisol, favorece que no se produzca insomnio por las noches.

Esta condición, combinada con el uso de un somier articulado, puede ayudar a dormir mejor y evitar los molestos dolores de huesos por las noches. Aunque no debemos olvidar estirar antes y después de cualquier actividad para evitar contracturas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies